jueves, 18 de febrero de 2010

FASCITIS PLANTAR

La fascitis plantar, una inflamación de la funda de tejido que recubre los músculos de la planta del pie, es un trastorno frecuente que origina dolor al pisar y limita mucho a la persona que lo padece. Aunque es mucho lo que se desconoce de esta patología, según una revisión publicada en la revista 'New England Journal of Medicine', el 80% de los casos se resuelve en menos de un año.

Es una patología muy frecuente y su origen es "multifactorial". La obesidad, un mal calzado o un esfuerzo de repetición o continuado son algunas de las causas que lo originan. Por este motivo, es frecuente que deportistas como los corredores de fondo padezcan esta anomalía. Esto se debe al impacto repetido del pie en el suelo.

La edad en la que suele presentarse es entre los 40 y 60 años aunque en el caso de deportistas se trata de sujetos más jóvenes. Otro grupo de riesgo serían las personas que tienen sobrepeso y aquellas que permanecen por su trabajo muchas horas de pie como los camareros o militares.

El diagnóstico de la fascitis plantar es relativamente sencillo, de hecho, para muchos especialistas basta con que el paciente describa la aparición progresiva de dolor en el talón al apoyar el pie en el suelo, que es más intenso por las mañanas y mejora a lo largo del día. A veces el cuadro coincide con un período en el que el sujeto ha incrementado su actividad física o permanece de pie más horas.

"Un médico de atención primaria podría diagnosticar perfectamente este cuadro mediante la exploración del pie y con una radiografía simple. Si después de establecer el tratamiento el dolor no cede entonces habría que derivar al especialista".

Tratar o no tratar: hasta cuándo esperar
Se han empleado muchos tipos de terapias para hacer frente a este trastorno. "Al ser un problema bastante frecuente y que no requiere de una especialización específica, cada traumatólogo resuelve el problema de forma distinta aunque muy similar, lo que no significa que no haya solución".

"La escalera de tratamiento", así es como define un especialista al tratamiento que se emplea en la fascitis plantar que consiste en ir añadiendo terapias en función de la respuesta del paciente. En principio se recurre a la reducción del número de horas en que la persona permance de pie. También se suele cambiar el calzado y, si esto no es suficiente, se emplean plantillas para adaptar lo más posible la superficie de apoyo a la estructura del pie.

El tratamiento sintomático más habitual para el dolor son los antiinflamatorios orales. "En algunos casos se requiere rehabilitación con electroterapia para aplicar calor a un nivel más profundo. Si a pesar de esto el dolor es agudo o resistente, las infiltraciones locales con corticoides (un antiinflamatorio más potente) suelen dar buen resultado".

La cirugía de la zona sólo está indicada en un pequeño porcentaje de pacientes muy seleccionados, según la mayoría de los expertos en este campo. Son muchas las técnicas quirúrgicas que se han ensayado sin que ninguna se haya mostrado superior al resto. Desde luego se trata de procedimientos agresivos que deben reservarse para los casos en que ha fallado todo y siguen muy sintomáticos.

Lo que sí ha quedado claro en varios estudios es que el 80% de estos pacientes se curan en menos de un año independientemente del tipo de tratamiento utilizado. Sólo un 5% de ellos acaban pasando por el quirófano.

A la vista de estos últimos datos y teniendo en cuenta la falta de evidencias científicas a favor de ninguna de las terapias que se han ensayado, la completa revisión clínica publicada en 'NEJM', recomienda una actitud conservadora con este problema. "Como se viene haciendo en la práctica clínica habitual".

El resto de procedimientos, de coste más elevado como las prótesis o de mayor riesgo como la cirugía, deben reservarse para casos especialmente rebeldes y sólo tras un período de seis a 12 meses en el que hayan fracasado métodos más simples

5 comentarios:

Morath dijo...

Afortunadamente, no tengo mucha experiencia de primera mano en esta lesión (apenas un par de veces, relativamente leve y seguramente habría curado si hubiera estado un par de semanas sin correr... algo que, por supuesto, no hice :-D).

No obstante, el pare de comentarios de rigor...

- Lo del tratamiento con antiinflamatorios orales al que nos están acostumbrando cuando surgen este tipo de patologías me parece una aberración. Sí, está claro que hay casos en los que son necesarios pero nos los enchufan ya casi como si fueran caramelos y tienen muchas más implicaciones de las que el médico se piensa. Obviamente, no para una persona "normal", pero sí para un deportista de resistencia que con ese "plus" machacará más aún su cuerpo y conseguirá justo el efecto contrario. Aparte, los efectos sobre mucosa gástrica y demás. Como tratamiento "pseudo continuado", no me convencen.

- Me parece haber leído en algún sitio algún estudio (no excesivamente riguroso pero que me pareció que tenía bastante lógica) que comentaba que era curioso como aumentaban los casos en verano y que, al parecer, podía influir el tipo de calzado usado porque en esa época, mucha gente se pasa prácticamente todo el día en chanclas. También mencionaban algo sobre el calzado que se está poniendo de moda últimamente de las "zapa-chanclas" (esas pseudo zapatillas que no llevan talón y que parecen unas "pantuflas" de estar por casa cuando se les chafa el talón). Obviamente, ahí el pie no va igual de sujeto que con una zapatilla y la suela de las chanclas es ínfima, lo que puede contribuir a la fascitis. Conclusión: calzado adecuado y cada uno para lo que toca.

- Una mala técnica de carrera (más bien de la pisada), es abono para plantar unas fascitis plantar (valga la redundancia).

- Parece que los ejercicios de propiocepción que ya se comentaron en otro artículo ayudan mucho a prevenirla porque, aunque estemos fortaleciendo p. ej. el tobillo, estamos ejercitando otros músculos, tendones, ... que normalmente no ejercitaríamos y así serán más resistentes a la temidas fascitis. Otros ejercicios que ayudan son los de jugar con la pelota de tenis, la botella de agua, etc.

- Por último, desgraciadamente, creo que esta es una de esas patologías malditas que tienen mal remedio. No porque no lo tengan sino porque parece que lo único realmente efectivo es el conjunto: medidas "curativas" + reposo, y sa sabemos lo que nos cuesta tirar por la parte del reposo, que sólo lo hacemos cuando estamos realmente tocados. Mientras no bajemos el ritmo de entrenamientos, la pelota irá deshaciéndose muy poco a poco (o, peor, aumentando). Lo de la cirugía y demás... pues lo mismo que dije al principio, sólo para casos que realmente la necesitan: los que no haya manera de curar, cuando no hay más remedio (p. ej. alguien de élite que lo necesita por tal o cual razón), ...

German Carbajal - Tritim Rosario dijo...

yo tuve un principio de fascitis el año pasado y ahora estoy saliendo de una nueva inflamación.

Puedo contarles que errores cometì que me llevaron a sufrirla para que otros no lo hagan.

-Empecé a subir los ritmos de carrera de los fondos (12, 14,18, 20) demasiado rápido porque quería bajar unos minutos en mi proximo tria.

-Sin darme cuenta mis zapatillas estaban bastante vencidas y ya tenían casi 10meses

-y para colmo las plantillas que debí haber cambiado a los 6 meses las tenía desde hace más de un año.

no falto mucho para que aparezcan los dolores y que hice....lo empeoré!

-Me compre zapas y plantillas nuevas y sali a correr como loco otra vez

FUE PEOR

le cambié totalmente la pisada a un pie ya sufrido y termine con un pinchazo terrible

que debería haber hecho?
-bajar el volumen
-hielo
-amasar una pelota de tenis con el pie
-empezar a usar las plantillas nuevas solamente en el transcurso del dia y NO en los entrenamientos para que mi pie se ajuste a la nueva pisada

-alternar las zapas viejas y las nuevas por un mes al menos

bueno, ahora ya estoy bastante mejor y espero no recaer.

saludos a todos

JUAN DE LA TORRE CORVILLO dijo...

Rodrigo: estoy totalmente deacuerdo con los antinflamatorios, he sufrido ese tipo de tratamientos teniendo consecuencias en el estómago como tu bien dices y seguro que también en el hígado que como no tenemos molestias no nos fijamos en él, pero este tipo de tratamiento lo jode mucho. A cuento de esto os comento también que el paracetamol muy usado y común en la gente es una bomba para el hígado. Si os tomáis la dosis que os manda el médico sin problemas, pero nbo abuséis de él ya que puede joderos el hígado de verdad y tener ciertos problemas renales (eso si siempre que consumamos más de lo que os manda el médico). En Inglaterra (allí se venden en frascos con grandes cantidades) suele ser una de las formas de suicidio más utilizadas y más eficientes.

German: Respecto a lo que me comentas lo que yo haría es lo siguiente

- Si te mandan plantillas ve introduciéndolas poco a poco. Primero úsalas para andar de calle, luego comienzas a usarlas en entrenes suaves y de corta duración, el siguiente paso es introducirlas para entrenamientos de volumen y después en entrenes fuertes poco a poco.

Si ya tienes inflamación baja el volumen y yo no metería entrenes de calidad. Cuando llegues de entrenar aplica hielo, lo suyo es unas 4 veces al día mínimo.

Unas cuantas veces al día automasajeate, la posbilidad de la pelota de tenis está bien sino sabes hacerlo tu mismo ni vas a fisio, quiromasajista, ...

Por el tema de las zapatillas nuevas, yo lo que haría es usarlas un par de días para andar por la calle, luego unas semanas en entrenes de volumen y ya las tendrás adaptada a tu pie, ok?

UN abrazo y para lo que necesites aquí me tienes

Paolo dijo...

Amigoo muy buen articulo.. hay tantos y tantos detalles q hay q cuidar para prevenir y cuidar las lesiones!!! pero como el triatlon es nuestra vida para muchos d nosotros ahi estamos al pie del cañon siempre... un articulo de rodillas por favor nos vendria genial ;) un abrazo y gracias por deleitarnos siempre con su sabiduria...

JUAN DE LA TORRE CORVILLO dijo...

Que grande eres Paolo, ya veo que artículo puede ser interesante pero ya sabiduría tengo poca, eso quisiera yo saber pero para eso tengo que seguir formándome mucho, pero que mucho mucho.

Un abrazo amigo desde España. Me llena de satisfacción que gente del otro lado del charco lea las cosillas que escribo, es una motivación extra.

Si me especificas sobre algo en concreto sobre la rodilla veo que puedo hacer