jueves, 14 de octubre de 2010

LA CRIOTERAPIA EN EL RUNNING

En esta entrada vamos a hablaros de un método de recuperación que puede utilizar cualquier persona con un coste muy bajo y unos beneficios muy buenos. Es un poco desagradable hasta que te acostumbras pero el que quiere algo tiene que luchar por ello.
Los atletas que recorren grandes distancias, son propensos a sufrir pequeñas lesiones en las piernas debido al alto volumen de esfuerzo al que son sometidas.
Un buen método para evitar la sobrecarga que sufren las piernas por la acumulación de kilómetros, es tomar baños de hielo, ya que mejoran la recuperación.
No es un método agradable, pero según los expertos es bastante efectivo. Basta con llenar la bañera con agua fría unos centímetros, los suficientes para que cubran las partes que más sufren durante la carrera -tobillos, gemelos, biceps femorales, glúteos-, e introducir en esta agua cubitos de hielo que bajarán todavía más la temperatura del agua haciendo más efectiva la recuperación.
La terapia de hielo o crioterapia, es una de las modalidades más utilizadas para agilizar la recuperación del atleta, así como para el tratamiento y rehabilitación de lesiones deportivas.
Además de los baños de hielo, aplicar hielo en la fase aguda de una lesión puede ayudar a disminuir el alcance de los daños, y es que el hielo provoca que los vasos sanguíneos se estrechen disminuyendo la inflamación y el dolor, y reduce los espasmos musculares.

En caso de una lesión localizada, es recomendable la aplicación de hielo en la zona. El sistema más cómodo para el atleta, es utilizar una bolsa de hielo picado envuelta en una toalla húmeda, y situarla sobre la zona lesionada durante quince o veinte minutos.

La crioterapia no sólo es utilizada por deportistas que practican atletismo, también es utilizada en otras modalidades deportivas como el fútbol.

6 comentarios:

Barrei dijo...

Interesante, voy a probarlo, aunque espero no poner la cara de Chema Martinez!!
Ahora en serio, cuando estaba en Finlandia el entrenador del equipo de natación me comento que después de cada entrenamiento, fuera aeróbico o anaeróbico, me metiera 10 minutos en la sauna y luego en la piscina de contraste (En las instalaciones de aquella piscina municipal, tenian un pequeño balneario con zona de termas de agua fria, piscina de 10ºC y dos saunas, impresionante!)
Yo era muy reacio a meterme en la sauna depués de cada entrenamiento, hasta que lo probe, pero donde si que entraba era en esta piscina, y la verdad es que por muy duro que hubiera sido el entrenamiento, por muy salvage que hubiera sido, después de pasar unos segundos (20" de agua fria y luego baño con agua caliente, x3) en esta piscina llegaba a casa nuevo.
A ver si algun día encontramos estas cosas en los centros deportivos españoles.

Morath dijo...

Pues a mí no me convence eso de los baños con agua congelada.
Ggggrrrrrrrrrr, con lo bien que sienta una ducha con agua hirviendo (si es en bañera, mejor no hablamos) :-D

JEjejejje, obviamente, esto no cuenta porque está claramente sesgado por la imposibilidad de un servidor para compatibilizar las palabras "baño" y "frío" juntas porque, sin ninguna duda, parece que ese tipo de técnica da muy buenos resultados, tanto utilizada por separado como para los llamados baños de contrastes.

Como contrapartida, a lo que sí que creo que merece la pena darle uso bastante a menudo es la de aplicar hielo cuando después de un entrenamiento notamos alguna sobrecarga, "apegotonamiento" o la típica "pelota" en algún músculo, molestias en algún tejido conjuntivo, ...
Después de la duchita (y el correspondiente llenado del depósito con líquido), viene de lujo aplicarlo sobre la zona que notamos más cargada de la cuenta.
No hace falta que sea por lesión sino simplemente cuando notamos que, p. ej. al ir a estirar, notamos ese tendón más retrotraído de la cuenta (no podemos estirarlo bien) o al palpar el músculo notamos alguna zona algo contracturada.

¿Nos lo va a solucionar?
Pues va a ser que no pero si hay alguna microroturilla, pequeño edema, etc. seguramente contribuya a que evolucione algo mejor y que no crezca tanto como seguramente crecería si no hiciéramos nada.

Nota: Caso de aplicarlo, debe ser poco tiempo después de haber terminado el entrenamiento, no vale aplicarlo dos horas después porque ahí ya puede ser incluso contraproducente.

Un detalle, para aplicarlo, aunque hablemos de hielo, sirve la clásica bolsa de guisantes, aunque luego toca hacer guisantes para comer o cenar porque se descongelan :-D o, mejor aún, una de esas bolsas de gel / gelatina azul (no estoy seguro de qué llevan dentro) que podemos tener en el congelador y, taca, cuando nos ponemos a estirar, vamos mirando y, caso de necesitarla, la ponemos donde toque. La ventaja es que no dan tanto frío como el hielo (se pueden incluso poner directamente sobre la piel) y en cuanto cogen un pelín de temperatura, ajustan mucho mejor.
Además, hay muchas de estas bolsas que valen tanto para congelarlas como para darles un calentón en el microondas y usarlas para aplicar calor local.

Richard dijo...

Tio vaya foto!!!!

Angel dijo...

Malo no debe ser. Yo cuando hago una tirada larga de bici, mezclo agua fria con agua caliente, en las piernas y sienta bastante bien, pero tiene que ser complicado aguantar un rato con tanto hielo.

Un saludo.

Iván Tejero Vázquez dijo...

Esto de los baños de contraste lo puse en práctica el año pasado. Las instalaciones de Aquaslava donde entreno cuentan con una piscina exterior abriendo una simple puerta. Todos los días desde noviembre después de cada entreno, o carrera por la mañana o nado por la tarde, caían 2 o 3 contrastes de 20"-30" en la exterior (desde 15º que esta ahora hasta 6º que he tomado en Enero) y otros 20-30" en la interior para compesar.
Aseguro que recuperaba muucho mejor y lo que es más, solo 3 días de moquito, nada más en todo el año.
Sin duda lo recomiendo.

JUAN DE LA TORRE CORVILLO dijo...

Jordi te recupedo que Finlandia son los pioneros en este tipo de terapias, de ahí que las zonas deportivas del país estén tan bien equipados. No te quejes que en la piscina de Campanar donde tantos madrugones me metí por "vurstra culpa ;-) " tiene una fuente de hielo y sauna, algo es algo ya quisieran muchas instalaciones tener ambas cosas.

Morath: Así me gusta, siempre poniendo la nota de la experiencia con casos prácticos. Muchas gracias por estar siempre ahí.

Richard: La foto si que es buena pero por mucho que uno afine no debería de quedarse tan así porque da pena estar tan delgado, pero claro está que Chema para rendir como rinde con 38 años no tiene otra. El miércoles pasé parte de la tarde con él y aunque ha cogido 4 kg sigue muy, muy fino. Se le ha metido en la cabeza Londre 2012 y seguro que le salñe genial. La foto es de Sierra Nevada preparando en Cro de Europa de Barcelona donde ha quedado 2º en la maratón.

Ángel: Muy buenas, eso es lo que yo hacía siempre después de entrenar. HAcer baños de contraste que es otra gran alternativa y muy fácil de hacer porque uno aprovecha la ducha que se da después del entrene y ya está. Puntualizar que para hacerlo bien el que lo haga debe de hacer al menos 3 baños de agua caliente - ague fría, terminando siempre con agua fría.

Iván: Muy buenas tenerte por aquí. Hay que decir que Iván entrena en una zona muy privilegiada de Andalucía y como él nos ha explicado tiene esta gran opción de recuperación junto a muchas más que descubriréis si os pasáis por las instalaciones. Como bien dices el utilizar estos sistemas no son sinónimo de resfriado, ok? Iván lo deja bien claro, tres días de moquitos y ya está. Cuando yo corría me gustaba terminar siempre con agua fría por todo el cuerpo como ya os he dicho y no me resfriaba casi nada.

Un abrazo a todos y GRACIAS por vuestras aportaciones