jueves, 24 de mayo de 2012

¿ENTRENAR A CHICAS ES FÁCIL?

Este post lo vamos a dedicar a dar una pequeña pincelada sobre el entrenamiento de mujeres. Como tod@s sabéis cambian diferentes aspectos respecto a los hombres. 

Personalmente no soy de los mayores entendidos del entrenamiento de mujeres, se sólo los aspectos más fundamentales como pueder ser el tener ciertos cuidados con los ciclos menstruales para intentar que no pierdan demasiado hierro, que no acumulen mucho descanso,... por ello prefiero hablar de las cosas que me han llevado a tomar la decisión de no entrenar a chicas o a la mayoría de ellas. 
La idea de este post me viene a raiz de haber leido en la web de Triatlón Channel una noticia referente a la triatleta Hollie Avil que ha decidido retirarse del triatlón profesional http://www.triatlonchannel.com/hollie-avil-retirada-a-los-22-anos-por-salud/

Las mujeres son mucho mas disciplinadas que los hombres a la hora de entrenar. Esto que por un lado es muy bueno, se vuelve en contra de ellas en muchas ocasiones. 

Uno de los problemas que han llevado a la retirada a Hollie ha sido los desórdenes alimenticios. Los deportes de resistencia requieren que los deportistas estén mas delgados que la mayoría de deportistas. Tanto en chicos como en chicas se ven auténticos esqueletos en las competiciones. El problema de las mujeres es que acumulan mas grasas que los hombres, sobre todo en las cartucheras. Las chicas de por si ya se obsesionan demasiado con el peso incluso sin competir, cuando se juntan varias de un mismo equipo parece que es una lucha por ver cúal está más delgada. Esto les lleva  a tener trastonos alimenticios, perder la regla, ... lo que a largo plazo le llevará entre otras cosas a tener unos osteoporosis muy avanzada a una corta edad. Esa debilidad de los huesos es lo que ha podido llevar a Hollie a tener dos fracturas por estrés en tan poco tiempo. 

El tema de la alimentación es muy, muy complicado de controlar en las mujeres. Una chica que no hace deporte y quiere adelgazar se le pone una dieta, un poco de ejercicio y ya esta. En una mujer deportista no es tan sencillo ya que tienen que someter a su cuerpo a un gasto calórico muy fuerte. Muchas de estas deportistas quieren tener una dieta igual o incluso inferior a de una chica sedentaria, en los entrenamientos no quieren tomar geles, barritas, ... porque engordan, ... conclución: tienen un desgaste muy superior a las calorias ingeridas lo que a corto plazo no les causa ningún problema, pero a medio plazo si. 

Hollie dice haber sufrido también depresiones. Aquí ya me meto lo justo ya que entiendo bien poco, pero uno de los problemas puede ser el comparse a nivel físico con otras chicas que no sean deportistas de alto nivel. Es decir, hay que tener muy claro que uan chica que va a competir en un deporte tan duro como es el ciclismo, atletismo, triatlón,... su morfología va a ser modificada y en la mayoría de los casos va a dejar de tener las curvas que definen a las mujeres, sobre todo el pecho que en su mayoría es grasa. 

Las chicas que son super competitivas comienzan a compararse por un lado con las de la calle, por otro con las que están mas delgadas de ellas en su club y por último con las que le ganan. Si se quiere ganar hay que comer bien, entrenar mucho y suplementarse bien. Al final se montan un bucle que al final termina dando muchos problemas a la deportista, entrenadores y las personas de su cñirculo (marido, padres, ...).

Como entrenador siempre me he encontrado con muchos problemas a la hora de poderles hacer una buena planificación, sobre todo porque al no alimentarse bien no podían tener una óptima recuperación. Hace un par de años entrené a una chica a la cual tuve que dejar de entrenar por este motivo. Nunca había realizado deporte de manera constante ni competitiva, quería hacer triatlón y se puso en mis manos. Aunque no residía cerca de mi zona, cada dos meses me hacercaba a verla. Ella me decía que comía bien, poco a poco fué cambiando su cuerpo, ya parecía una deportista. El problema vino en los meses sucesivos, me reunía con ella y cada vez la veía mas desmejorada, muy delgada, los ojos muy hundidos, un pelo muy feo (esto se debe a la falta de vitaminas), ... en este punto comencé a preocuparme. Ella me insistía que comía muy bien, así que investigué un poco con su entorno y me enteré que llegaba a hacerse hasta 200 km sólo con agua y sin comer nada de nada. Es decir, una auténtica locura. Hablé con ella para que cambiara esos hábitos y me fué imposible, se había ya metido en ese bucle del cual es muy difícil salir. Así que le comenté que tenía que dejar de entrenarla, aunque me pagase no me sentía bien conmigo mismo porque ella no mejoraban su rendimiento y encima veía como estaba enfermando. Este es un caso, pero no ha sido uno aislado porque en los 12 años que llevo entrenando me he encontrado por desgracia con unos 10 episodios de este tipo.

Quizás mi opinión sea un poco directa, no os cortéis en dar la vuestra que serán como siempre muy bien recibida.

2 comentarios:

David dijo...

muy buena entrada, y útil para quienes estamos en contacto con damas que entrenan.
Excelente aporte, seguiré de cerca estos comentarios.
Saludos desde el otro lado del atlántico.

JUAN DE LA TORRE CORVILLO dijo...

Muy buenas David

Si necesitas cualquier cosa ya sabes

Un abrazo